viernes, 12 de septiembre de 2014

Puertas de emergencia

Cuando pasamos por experiencias tristes, por tragedias, por pérdidas nuestro corazón sufre, nuestra alma llora, pero nuestra mente es la única que puede ayudarnos a sanar, el problema es que muchas veces no queremos dejar de sufrir.
La tragedia del Casino Royale levantó mucha polémica. En el universo de opiniones se escuchaban desde peticiones para volver a prohibir los casinos en México, hasta acusaciones entre políticos, que no dejaron nada y solo distraían la atención para que cada uno de ellos puedan lavarse sus manitas y echarle la “pelota” al de junto.
Cinco desalmados hicieron mas daño del que sus madres podrían haber imaginado al parirlos (que pensaran ellas de esto???) Esa sangre fría que demostraron para llegar a un lugar, insultar a los presentes y prenderles fuego es obra del demonio!! …Por favor, los ateos y agnósticos no se rían de mi expresión de abuelita ok???... Porque ese tipo de actos tan cargados de maldad, indolencia e indiferencia hacia el prójimo no pueden ser cometidos por un alma buena y compasiva (dejando de lado la religión).
Por dinero y bienes materiales una persona es capaz de arrinconar al prójimo hasta matarlo, hasta robarle el último aliento sin compasión. Ojalá los espacios físicos tuvieran siempre puertas de emergencia.


Como el alma, que prefiere liberar que asfixiarse, ahí están las salidas de emergencia, el problema es que tenemos tanto humo en la cabeza que no las vemos, a veces buscamos métodos de ayuda para liberarnos de las angustias cuando la solución, como siempre, está en el poder de nuestra mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes edudas, comentarios, experiencias similares? Platicanos!