viernes, 12 de septiembre de 2014

Hija de Frankestein

No es nada bonito lo que voy a contar, pero a las cosas feas hay que encontrarles su lado divertido.
Resulta que en una tarde de tele vi un programa donde una señora que parecía señor es sometida a alrededor de 30 procedimientos para al final obtener a la mujer mas sexy y guapa del mundo.
Me hizo recordar a una comadrita, ella tenia problemas de angustias y delirio de grandeza, peleaba mucho con su esposo, el se quejaba amargamente de que el carácter de la señora era como el de un perro chihuahua; sus hijos le tenían miedo, se hacían pipi en la cama y en la escuela eran victimas de bulling porque no sabían defenderse... Un desastre.
Un amigo del esposo le aconsejo que la llevara con un cirujano plástico, para que ella se sintiera mejor consigo misma y fuera mas feliz; total que le hicieron liposucción de cintura, espalda, muslos y panza, le hicieron un corsé interno para hacerle la cintura que nunca tuvo, ni siquiera cuando tenia 17 anos, le pusieron implantes en las caídas bobees, en las pompas y le operaron la nariz. Luego la llevaron al oftalmólogo y le corrigieron la visión quitándole los lentes para siempre (ese día vio por primera vez a sus hijos ...jajajaja). La llevaron con un dermatólogo con un dentista, porque le faltaba un diente, y con un estilista que le diseñó una nueva imagen. Cuando termino la transformación era OTRA persona.... Por fuera, porque por dentro era la misma amarguetas de siempre, gritona, impositiva, mezquina y gacha con sus niños. El marido que inicialmente se relamía los bigotes, al final termino frustrado en una jaula de oro con carcelera de lujo que no quiso abandonar para no desamparar a sus hijos y dejarlos al acecho de semejante monstruo... Si monstruo.
Ojala hubiera cirujanos de alma, que sacaran las envidias, los traumas y las cicatrices que la gente lleva a cuestas.
Que prefiere un niño? Una mama guapa pero histérica o una mama normal pero de lindo carácter? Que prefiere un hombre una mujer cariñosa o una belleza de poster que le hace sufrir?
Y es que la sociedad y la industria de la belleza se han empeñado en meternos en la cabeza que la perfección es un estándar físico, cuando en realidad la perfección se encuentra en la individualidad, en la irrepetibilidad (existe esa palabra???) de cada persona.
Ayer escuche a un antropólogo decir que las mujeres que se someten a una o varias operaciones del cuerpo y la cara rompen con la morfología natural del cuerpo, o sea, la explicación para los que no somos "Bones" es que quedamos desproporcionadas. Lo peor de todo es que la gente se va acostumbrando a esas proporciones exageradas y llega al punto no solo de verlas normales sino hasta deseables.
Hasta donde vamos a llegar?



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes edudas, comentarios, experiencias similares? Platicanos!