viernes, 12 de septiembre de 2014

Boooo!

Hace casi 7 años yo me moría de miedo.
Escuche ruidos en mi casa, era noche, estaba sola con mis hijos muy chiquitos y dormidos. Me levanté y oí los ruidos más claros, venían del jardín, era cómo sí alguien estuviera golpeando entre sí 2  piedras de río. Crack!  Salí al pasillo y un frío intenso recorrió todo mi ser, por fuera y por dentro. Al llegar al arco que separaba el pasillo de la estancia ya no pude dar otro paso más, me quedé petrificada. Silencio, y de pronto  dos golpes más. Crack, Crack! Quise correr a mi cama, quise volver a mi lugar seguro, cerrar los ojos y hacerme bolita hasta que el sueño me venciera, como hice todas las veces anteriores, pero pensé en mis angelitos dormidos, después de todo yo había estado sola siempre que vi fantasmas, ahora estaban ellos, inocentes y vulnerables en sus camitas. Otro CRACK!
Cerré los ojos y de pronto sentí mucha desesperación, en cinco segundos que parecieron un siglo algo comenzó a crecer dentro de mi, algo cálido que derritió el frío, me devolvió el aliento y me impulsó a levantar los brazos al cielo, a abrir los ojos y a caminar por toda mi casa. Escuché una voz firme y decidida, impositiva y fuerte: "Esta es mi casa, esta casa no está abierta y nadie que no esté vivo tiene permiso de entrar. Estos son mis ojos mis oídos y mis sentidos y jamás quiero volver a oír, ver o sentir nada ni a nadie que no esté vivo!"
Era mi voz.
Era un decreto que el miedo me impulsó a decir, desde entonces no veo, ni oigo, ni siento nada. 
Yo veía fantasmas.
Las personas a veces creen que toman decisiones firmes, y sin embargo los "fantasmas" siguen rondando. Las decisiones, los decretos que cambian vidas son los que salen desde nuestro interior, sin esforzarnos. Si decidimos ser felices no habrá presencia, ausencia, exceso o defecto, que vulnere nuestra felicidad. 
Debemos decretar nuestra felicidad. La tristeza y la alegría son estados de ánimo que puede tener cualquiera, la felicidad es exclusiva de quien sabe ahuyentar sus fantasmas!



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tienes edudas, comentarios, experiencias similares? Platicanos!